¿Cuántos piercings tienes?

Yo no uso piercing, pero hace unos pocos días navegando por la web encontré un vídeo impresionante: una muchacha de ventitantos  presumía un piercing en la nariz pero cuando se lo quitó empezó a sangrar de manera incontrolable. Muchas personas comentaron ese vídeo y muchas más se alarmaron al ver la cantidad de sangre que perdía. Creo que nadie jamás se imaginó que un piercing tan pequeño produjera tanto stress.

Todos conocemos lo que es un piercing, sea que lo uses o no, ya que es bastante popular. Hay distintos tipos, localizaciones y modelos y yo, obviamente, te hablaré de los ubicados en la boca o alrededor de ella.

Algunos de mis pacientes tienen piercings en la lengua, labios y mejillas y, de estos tres, sin duda los de la lengua son los más comunes. Un piercing en la lengua puede llegar a medir más de 12 mm, una dimensión bastante grande si tomamos en cuenta que dentro de la boca un milímetro hace la diferencia.

Los jóvenes son los que los usan más y  80% dice que asistió a un estudio de tatuajes y/o piercings para el procedimiento. Si te colocaste un piercing hace poco estoy segura que la primera complicación que tuviste fue dolor seguido por inflamación. De hecho, hay dos tipos de complicaciones: tempranas y tardías. La inflamación es la más común de las complicaciones tempranas. Además de éstas pudiste presentar edema (hinchazón por acumulación de líquido en los tejidos) y hemorragia (sangrado).

Después de pasar algunos días lidiando con el dolor y la inflamación verás como te estabilizas y empezarás a presumir aún más tu nuevo accesorio. Muchos pacientes comenzarán a presentar otras complicaciones aproximadamente a los 12 meses y la gran mayoría empiezan a darse cuenta de algunos signos asociados al piercing a los 30 meses. Mientras más tiempo llevas usando piercing más severas y mayores serán las complicaciones.

Al pasar este tiempo las complicaciones tardías harán su aparición y es aquí , muy probablemente, que buscarás la ayuda de un odontólogo (espero ser yo :)). Es posible que pase alguna de estas cosas:

  • Fractura dental: dependiendo del tipo de piercing y su tamaño podrás notar que el esmalte de tus dientes empieza a fracturarse. Tal vez sientas un poco de sensibilidad dental si se expone la dentina y puedes tener múltiples líneas de fisura. Para solucionar este problema deberás someterte a colocación de resinas o, si la lesión es muy grande, incluso coronas.
  • Recesión Gingival: ésta es, si se quiere, de las complicaciones más comunes que existen. Las recesiones son migraciones de la encía en dirección a la raíz de tu diente con lo cual se puede exponer el cuello generando sensibilidad dental. En casos extremos, estas recesiones pueden estar relacionadas con pérdida de hueso y dejar la raíz de tu diente al descubierto siendo evidente, además, la presencia de lesiones no cariosas. La ubicación de las recesiones estarán directamente relacionadas con la ubicación del piercing. Recuerda que las lesiones periodontales pueden hacerte perder dientes, así que, si quieres conocer las consecuencias de la pérdida de dientes haz click aquí.
  • Aumento del flujo salival: según algunos investigadores ésta es la segunda complicación tardía en orden de frecuencia y si no has podido controlar la gran cantidad de saliva que ahora produces, sinceramente, espero no tenerte cerca cuando empieces hablar. 🙂
  • Generación de corriente galvánica: aquí es cuando todo eso que tuvimos que aprender en física y química durante el colegio cobra sentido. Debido al uso del piercing y en presencia de la saliva se generan corrientes de baja tensión, baja intensidad y continuas que generan una reacción química y producen oxidación del metal del cual está  hecho el piercing. Así que, si aun quieres usarlos, procura que sea uno de buena calidad (aunque mejor no lo uses).
  • Lengua bífida: la lengua bífida es una condición en la que la lengua puede dividirse en dos. Ciertamente es una complicación poco común pero se ha descrito. Recuerda que la lengua es un músculo que presenta movimientos voluntarios e involuntarios y tener en la lengua un cuerpo extraño puede traer consecuencias.
  • Colonización por Cándida albicans: este microorganismo puede aparecer en pacientes portadores de prótesis dentales en su mayoría ubicadas sobre el paladar pero algunos investigadores lo han reportado en pacientes que presentan piercing. Es un hongo y para controlarlo merita de tratamiento a menudo por un largo período de tiempo.

Tomando en cuenta que la mayoría de las personas que usan piercing tiene más de uno y que entre 1 a 3 dientes serán afectados, imagina cómo pueden estar tus dientes al cabo de unos tres años usándolos. Si ya me has leído,  sabes que no suelo ser extremista y que más que prohibirte cosas, intento demostrarte lo que puede suceder, pero debo admitir que he visto cosas poco agradables relacionadas con piercings y lo menos que queremos es que te quedes sin dientes por complicaciones al usarlos. Así que si estás considerando ponerte uno, piénsalo bien.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s